miércoles, 9 de agosto de 2017

Reventar de vida- Poesía de una noche de verano

Hoy no es la noche la que subraya los sentidos.
No es la luna creciente que cose el borde de los vestidos a la cama y al sueño de la desesperanza.
No es el canto de el grillo, febril krikri de las oscuras tragedias amorosas.
Hoy es el sol del medio día, la vida que estalla por los rincones del miedo.
La luz insistente de el marco de un retrato de vida.
El amor da saltos de alegría y estalla en burbujas por todo el firmamento.
No hay bruma gris para este día de luna a medias.
Solo un silencio de ruidos me acuna esta noche que revienta de vida.



La cazadora de versos y el genio de la estrellas- Cuentos para mujeres crédulas



     Había una estrella que había llegado a lo más alto del firmamento, era una estrella inmensa y ella juraba que nunca había querido ser tan grande, de hecho estuvo escondida mucho tiempo aunque nadie entendió que quisiera esconder su luz. Un día decidió bajar a la vida de los hombres que vivían como peces. De entre ellos eligió a algunos al azar y entre ellos había una modesta cazadora de versos. 

      Ella estaba distraída con su red cazaversos asomada al mundo de los hombres que vivían como peces y disertaba sobre si ella misma era un pez, se tropezó con el hombre de las estrellas y como era muy educada le saludó. Al cabo de un rato él también le saludó y le dijo que si quería algo, ella sabía que a los genios hay que pedirles tres deseos pero ella nunca había deseado un genio en su vida y pensó que era mejor darle un consejo al genio de la estrella que pedirle algo personal. Él le explicó que se tenía que ir, ella lo entendió, las estrellas se ahogan entre los hombres-peces, se apaga su luz y se merman. Por fin ella le pidió un consejo, él le ofreció lo que tenía, era una pequeña varita mágica que sólo funcionaba si la agitaba en la dirección exacta. 

     Ella que nunca se había creído un hada observó un rato la varita , cuando levantó la mirada el hombre-estrella brillaba de nuevo en el firmamento y ella solo tenía una pequeña ramita de árbol sobre su regazo. Miró sonriendo al mundo de los hombres-peces, entendió que ellos tenían demasiado miedo de mirar el firmamento como para ver ninguna estrella, cogió su cazaversos y siguió disertando sobre su propia existencia de pez que había quedado perdida allí en el lago del ojo de cristal. Aquella noche se deslizaba suavemente por la superficie y una varita mágica le brillaba entre los dedos.


Cazando imágenes de mariposas

martes, 25 de julio de 2017

La flor de papel y mi poema "Te quiero"

Mi amiga Maria José lleva un blog precioso que es como un jardín lleno de flores y otras cosas bellísimas. Ella ha considerado que mi poesía podía compartirse en su blog y a mi me llena de orgullo y lo siento como un gran regalo. La flor es la flor de papel, no podía ser en un lugar mejor. Gracias preciosa.

https://www.marijosepombo.com/single-post/2017/07/23/No-arrancar%C3%A9

martes, 23 de agosto de 2016

Versos en el rincón oscuro- Versos perdidos en la red






Versos en el rincón oscuro.


¿ Qué sería del verso interminable?
¿ De la página blanca sin límite?
¿ Qué sería de la lírica prosaica?

¿ Qué sería del verso infinito?
¿ De la esferas sin ritmo ni distancia?
¿Qué sería del son sin melodía?


¿ Qué sería de la poesía inacabada?
¿ Dormirá acaso un verso torpe en el cajón oscuro?

¿Qué será entonces del poeta en ciernes?
Una noche sin música y sin delirio.

Yolanda García Ares- todos los derechos reservados.






El camino del olvido


No atravesarás la puerta de mi mano.
No levantaré la llave del dolor y del olvido.
Siniestro espacio acotado de dudas.
No atravesarás la puerta de mi brazo.
No miraré tus ojos que preguntarán dónde se pondrá 
la ropa, el dolor y la memoria.

No daré la vuelta
en tu primer día
La pared blanca
La cama limpia
El lugar sereno

No habrá un rincón para los juegos de niños
Para los celos
Para la envidia

No habrá un cajón donde guardar las lágrimas y el hastío.

No habrá una percha donde colgar la impotencia

No te daré el beso de Judas mientras vuelvo mi espalda
Mientras pienso en el lugar vacío
Mientras miro la ventana que un día nos regaló
El puente
La luna
El astilleros
El cajón lleno de botones, de cremalleras, de amor y de hilos.

No te acompañaré al camino del olvido.

Yolanda García Ares- todos los derechos reservados.

jueves, 21 de abril de 2016

Reseña- agradecimiento de la obra artística de Jack Mircala


Me encuentro en las redes esta pequeña reseña que me pidió amablemente Bruto Pomeroy sobre Jack Mircala, creador, artista y por supuesto, ya, amigo al que pedí colaborara con su cartel en mi último recital solidario "Puertas Abiertas para Siria"




http://static.ow.ly/docs/catalogo%20mircala_45Pg.pdf